La Integración económica

     La integración de varios países constituye un proceso complejo, que conlleva no solo implicaciones económicas, sino también políticas, jurídicas y sociales de gran alcance.

   Los diferentes tipos de fronteras económicas que separan los mercados, así como los compromisos asumidos por los países involucrados, dan lugar a diferentes formas o fases de integración y con ello la decisión de un país de incorporarse a un proceso integrador existen diversas motivaciones. Por una parte, espera obtener una serie de ventajas que le proporcionen un mayor nivel de bienestar, esta constituye una de las razones económicas de la integración, estrechamente ligadas a los efectos positivos generados por la misma. Pero, por otra parte, también concurren razones extraeconómicas ya que los procesos integradores conllevan implicaciones, no solo económicas, sino también sociales, políticas o estratégicas. Tradicionalmente, la integración económica se ha considerado como una extensión de la teoría del libre comercio y un paso en la dirección correcta, por cuanto es el inicio del desmantelamiento de la protección.

   Al término de esta investigación nos adentramos a los extremos de las ganancias y pérdidas asociadas a fases más avanzadas de integración, como la asignación más eficiente de factores de producción en el contexto de un mercado común, mayor credibilidad de las políticas económicas nacionales y reformas estructurales en el marco de una unión económica, ventajas derivadas de la unión monetaria y la moneda única, Aunque la mayor parte de los análisis teóricos y empíricos se centran en las ganancias derivadas de la integración, ésta entraña también importantes costes: que los beneficios de la integración no se distribuyen equitativamente siendo los sectores y países más competitivos los que obtendrán las mayores ventajas, la ampliación de mercados exige acometer costosos ajustes de reordenación del aparato productivo, especialmente graves si conllevan problemas en términos de empleo o de concentración geográfica. Frente a estos ajustes y al ya señalado desequilibrio en la distribución de beneficios es importante diseñar políticas industriales y regionales específicas, el avance de un proceso de integración es más difícil cuando los países miembros presentan asimetrías que pueden generar conflictos poniendo en peligro los resultados del proceso. Las conclusiones arrojan que la intrepidez de un Estado en un progreso que aunque conlleve riesgos, abre nuevas oportunidades que estimulan.

Realizado por: Abg. Marlene M. Izquierdo Osorio

Bibliografía.

MAESSO CORRAL, M. y GONZÁLEZ BLANCO, R. (2001): «La Unión Europea y MERCOSUR ¿Una relación de conveniencia?», en Revista de Economía Mundial, número 4.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s