La magia de los sonidos

  Y así llega el momento de improvisar.  Hoy jueves 12 de enero del 2017 continuo con lo que hace una semana me dispuse a hacer: escribir a diario y semanal en el blog (este blog). Me pareció una forma de afianzarme con ese pequeño psicoanálisis que me parece sano hacerse, una que otra vez en la vida (pero no a diario, ¡por Dios!). Y claro, adoro el sonido del tecleo constante.

(Sí quieres saber de lo que hablo puedes ver este vídeo)

  Desde hace más de 5 años me estoy enfrentando a la terrorífica idea de que es lo que debería estar haciendo, y que es lo que haré y en forma de bucle se me ha presentado esta misma pregunta día y noche, caminando o acostada, y desde hace unos meses, después de graduarme de abogado en mi país, que esta lejos y que todo lo que conozco ahora es nuevo, brillante y brutalmente sombrío… es una mezcla de futuro y pasado, y mientras escribo esto la espalda se me tensa, y la mandíbula y casi todo los órganos de mi cuerpo también (debo volver urgente a las clases de pilates).

   Lo único que puedo asegurar es que soy escritora y que adoro el delicioso sonido que hacen las teclas. manos-escribiendo

Y es porque entre el extraño y significativo número de cosas que suelo hacer a diario, la que hago con mayor profundidad es observar, y claro pensar en las cosas que no hice y que debo hacer, y las que murieron fusiladas por la situación. La “situación”puedo describirla como el momento exacto en el que las cosas se presentan con varias opciones al mismo tiempo, como si fuera lluvia.

   Ni sabotaje ni masoquismo, es que todos los días todas las vidas me parecen interesantísimas, desde la enfermera hasta el presidente del tribunal supremo, hasta el florista o el técnico en informática, y porque todos me parecen personajes con vidas llenas y ricas de experiencias, y claro, encuentro lógico que todos los días se me vayan pensando de una manera existencialista e infantil si se pueden conjugar ambos términos y lo encuentro lógico que uno se contente con la idea. La “idea” es más brillante, fácil, instantánea, pero para plasmarla no. Todo esto lo descubrí, y sí que la verdad de todas las verdades ya sea conocida es una cosa, pero cada día se nos devela de la mano de alguna fuerza de la casualidad. La verdad es aquella que reconocemos en nuestro interior, porque de alguna forma, nos queda a la perfección.

    De nuevo, respetando el espíritu del Internet, que nos ha llevado a estos niveles de progreso en la humanidad (Sí, no lo niegues, que sí hemos progresado) comparto el artículo al que me referí:

 https://medium.com/the-mission/if-it-doesnt-suck-it-s-not-worth-doing-d72533893aba#.lqgtusqqp

(Aviso: esta en inglés)

   En otra línea de pensamiento quizá escribir sea la única manera de encontrarse a si mismo, porque es el mayor de los quizás. Quizá podría ser algo que empieza de una manera y termina de otra forma inesperada, se sabe todo pero en realidad no se sabe nada la vida se nos escapa y al mismo tiempo no es así, sólo es vivida, y que nos esperan grandes cosas, pero las grandes cosas son esas que vivimos todos los días y se convierten en las historias que nos contamos todos los días.

    Por ejemplo, ya todas las historias están contadas, pero no exactamente como deseamos contarlas. Todas las bandas de música están creadas, desconocidas en una galaxia de música sin apadrinamientos, sólo son arte e insistencia  lo que resalta ante todos los obstáculos, como una genialidad cotidiana, una materia desconocida que nos hace decir: sí, esto es bueno.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s